Homepage > Accueil > Descubrir > El Canal > Historia > El canal de Midi y su abastecimiento de agua

El canal de Midi y su abastecimiento de agua

Excavar el Canal de Midi, que atraviesa toda  la llanura de Languedoc, no fue cosa fácil, como puede imaginarse. 12.000 obreros fueron empleados para esta tarea. Sin embargo, uno de los problemas principales del canal es su abastecimiento de agua. En efecto, se necesita un cierto caudal y una gran cantidad de agua para abastecer un canal de tal magnitud. Había que unir las aguas recogidas en la Montaña Negra en una cuenca de la que serían conducidas hacia el dique de Naurouze. El verdadero talento de Pierre-Paul Riquet fue encontrar la solución a este problema de abastecimiento encontrando el punto de reparto de aguas en Naurouze y creando la Cuenca de Saint-Ferréol, cerrada por un dique de 875 m de largo. Se trata del embalse más grande de la época.

El abastecimiento de agua del canal de Midi

Uno de los principales problemas del  canal de Midi es su abastecimiento de agua. Para solucionar este problema, Riquet se plantea servirse de los arroyos cercanos para el abastecimiento del canal.  Si observamos un poco la topografía, podemos ver que el canal corta horizontalmente el curso natural de ríos. Así, al principio piensa servirse de los arroyos con el fin de conservar un cierto nivel en el canal, además de las aguas de la Montaña Negra, que hacen el principal aporte de agua.

Finalmente, en 1660, Riquet encuentra la solución al problema del abastecimiento. Decide abastecer el canal en la parte alta con las aguas de la Montaña Negra (reuniendo muchos ríos diferentes) y crear un dique de reparto de aguas en Naurouze, el punto más alto del canal, a 192 metros sobre el nivel del mar.

Gracias a este sistema, las dos vertientes del canal (una hacia el Mediterráneo y la otra hacia el Océano Atlántico) serán abastecidas de agua de manera natural. ¡Imagine sólo un instante la cantidad de agua necesaria para abastecer los 240 kilómetros del Canal todo el año! ¡Es un verdadero reto! Pero Riquet conseguirá ganar este loco desafío.

La idea consiste, así pues, en recuperar las aguas de la Montaña Negra. Gracias a sus grandes conocimientos en hidrología, debido a su actividad de recaudador de gabela (impuesto sobre la sal), Riquet idea un sistema ingenioso de irrigación. Con el fin de almacenar el agua que llega, emprende la construcción de un gran embalse de recuperación: St Ferréol. Hace falta suficiente agua, en efecto, para llenar todo el canal.

El embalse de Saint-Ferreol es así el más grande « depósito » de esta época.

Después, el agua es llevada hasta el dique de Naurouze por una acequia que Riquet ha construido a su costa (lo cual le permitió, sobre todo, probar, ante Luis XIV, que la construcción del Canal de Midi era factible).

Las obras del canal de Midi comenzaron en 1667 y duraron 14 años, empleando a más de 12.000 hombres.

   

Pero los problemas persisten...

 

  • Page top